Uso de cookies. Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Si continúas navegando, aceptas su uso. Nota legal sobre cookies.

Cerrar

Inicio > Prensa > Textos sobre Pérez-Reverte

Textos sobre Pérez-Reverte

El cóctel perfecto para una buena película

PEDRO OLEA | El Mundo - 21/2/2001

Como el marqués de Ayala, personaje de Pérez-Reverte que interpretó Joaquim de Almeida en la película, tengo un cajón secreto donde guardo unas cuantas novelas que me gustaría llevar al cine.

Colega hasta en un bote del Titanic

ALFONSO ROJO | El Mundo - 21/2/2001

Es el tipo que uno escogería como compañero en el bote salvavidas del Titanic. Hay muchas razones que justifican la elección. Una de ellas -la más evidente- es que es fiable. Arturo Pérez-Reverte está fabricado de acero y jamás deja tirado a un amigo. Tienes la garantía de que no intentará salvarse a solas si la nave se va a pique.

Arturo

RAUL DEL POZO | El Mundo - 17/8/2000

Los jóvenes admiran a Arturo Pérez-Reverte como a un capitán de los boy-scouts. Le veneran porque navega, desprecia la política y porque creen que los reporteros de guerra han estado de verdad en las trincheras. Es verdad que siempre va buscando un nido de águilas, pero también estudia cartografía o esgrima y zarpa por los textos de Conrad para escribir del mar o por los de Balzac para conocer que no hay nada más desinteresado que un adulterio. Como Borges, no escribe novelas, incurre en ellas. Hace novela de argumento y los héroes son pocos y los mismos, Bovary, un penacho tremolante, un argonauta guiado por Jasón o por el código de la caballería que sale a buscar peligros. Ahora han robado sus novelas del paredón de Lugo (proyecto Cumulum: rodear la ciudad con la muralla de piedra y de medio millón de libros). El lo entiende: "Si algún día no pudiera leer me pegaría un tiro". Todos hemos robado ejemplares fascinantes y eso debiera estar despenalizado. El libro es una herramienta para la conspiración, la seducción y el robo y el asesinato. El escritor siempre confía en que el lector haga realidad sus pensamientos. Arturo tiene todas las luces para el idioma. Lo mismo conoce el lenguaje de un navajero que el de un soldado de Flandes. En la hora y en la moda de la literatura de excursiones a Harvard, de ternurismo de tampax y de cajitas de bombones, surgió el novelista que dio una patada al tinglado. Le conocí en la redacción de Pueblo y cuando le vi contar historias sabía que iba a acabar con nosotros. El que sabe contar historias, las cuenta lo mismo en las 600 palabras de un reportaje o en las 60 o 100.000 de una novela. Los alelados críticos que se negaban a aceptar las novelas de periodistas no pudieron regatear los méritos del navegante indómito de Cartagena, porque ya está en la cuadra mediática más poderosa.

Foto de Arturo Pérez-Reverte

¿Qué es?

Textos sobre el escritor y su obra. Revertianos.

RSS

Suscribirse al RSS