Uso de cookies. Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Si continúas navegando, aceptas su uso. Nota legal sobre cookies.

Cerrar
Suscribir

Inicio > Prensa > Críticas

Críticas

Arturo Pérez-Reverte viaja al siglo de la Ilustración con Hombres buenos

J. M. Pozuelo Yvancos / ABC - 15/3/2015

Detalle de una ilustración de la «Enciclopedia» francesa, eje de la nueva novela de Pérez-Reverte

¿Cómo llegó a España la «Enciclopedia» de Diderot y D'Alembert en una época en la que estaba prohibida? Pérez-Reverte relata esta aventura en «Hombres buenos», su novela más cervantina

En la jaula del jaguar

Darío Villanueva / El País - 13/3/2015

Pérez-Reverte es un hábil constructor de personajes, que se erigen ante nuestros ojos, convincentes, por lo que hacen y por los diálogos en que participan.

Ritos, novelas, guerras

José Carlos Llop / Diario de Mallorca - 04/12/2013

El francotirador paciente

A principios de verano, Arturo Pérez-Reverte estuvo de visita en Mallorca. Como en otras ocasiones, paseamos por la ciudad y charlamos. Creo que fue delante de La Lonja „él tenía el barco atracado en el Club Náutico„ cuando me habló de Verona y de cómo allí, ante una torre medieval (inciso y broma shakespeariana entre ambos), se le ocurrió su siguiente novela. Ya había anochecido. "De repente la vi", me dijo. "Vi toda la novela como en una serie de secuencias cinematográficas y se la conté a quien iba conmigo. Ahora ya la estoy terminando". Protesté. Aún no había leído El tango de la Guardia Vieja „me disponía a hacerlo durante las vacaciones„ y me anunciaba otra novela para el otoño. Se rió: "Tú sabrás, hermano, cada uno lee y escribe a su ritmo". Hace diez días me llegó El francotirador paciente y lo abrí por la página 167. En ella la narradora desembarca en Nápoles y toma un taxi que le deja frente al hotel en página y media absolutamente impecables. Entre Eric Ambler y Hergé con el inconfundible sello Pérez-Reverte.

'A tiros' Pérez-Reverte

Marga Nelken / Elmundo.es - 03/12/2013

El francotirador paciente

El escritor acierta de pleno otra vez, y escribiendo sobre el aquí y el ahora como sólo lo hace Houellebecq: con dos cojones.

La condición humana

Santos Sanz Villanueva / El Cultura - 02/12/2013

El francotirador paciente

Se dice coloquialmente que un autor siempre escribe el mismo libro. Con mayor rebuscamiento, los medios académicos hablan de visión del mundo unitaria. Se diga como se diga, se reconoce el sólido fondo de inquietudes que mueve a un escritor y el puñado de principios que sustenta una obra. A partir de ahí, podrá ésta tomar rumbos muy diferentes y aun parecer sus piezas de padres distintos, pero siempre responderá a ese rasgo de los buenos autores. A un lector epidérmico puede causarle Arturo Pérez-Reverte (Cartagena, 1951) la engañosa impresión de novelista disperso a causa de la variedad de formas y de anécdotas de sus libros. Sin embargo, el cartagenero viene reescribiendo, desde El húsar, el magistral relato corto que le dio a conocer, el mismo texto, lo encarne donde lo encarne, incluido el popular Alatriste: esa escritura homogénea consiste siempre en la exposición de un conflicto de valores. Solo un año después de uno de sus mejores libros, El tango de la Guardia Vieja, publica El francotirador paciente. Salvo por el gusto de hacerles recorrer a los personajes una dispersa geografía, en nada se parecen las pretensiones, en aquél, de un galán humillado por gente poderosa y la marginalidad antisistema de los grafiteros recreada en éste. Pero ambos dan una nueva vuelta de tuerca al mismo problema básico: el peso de una conciencia recta en el comportamiento humano.

Pérez-Reverte en la guerra del grafiti

J. M. Pozuelo Yvancos / ABC Cultural - 24/11/2013

El francotirador paciente

No es frecuente que un escritor consagrado, que ha definido un estilo de novelar, se lance a territorios inexplorados, como si lo conseguido hasta ahora no fuese suficiente. O como si la aventura y su riesgo formaran parte de su vocación. A ella se entrega Arturo Pérez-Reverte como si se tratase de un joven periodista que tuviera que cubrir una guerra, y allí lo tuviéramos, en la trinchera.

Amor y aventuras, pasiones e intrigas

Ángel Basanta – El Cultural (El Mundo) - 07/12/2012

El tango de la Guardia Vieja

‘El tango de la Guardia Vieja' es una extraordinaria novela de amor y aventuras, pasiones e intrigas, sentimientos, traiciones y reencuentros que abarcan cuatro décadas del convulso siglo XX representadas en tres tiempos y lugares fascinantes. El primero se sitúa en 1928, cuando el prestigioso músico Armando de Troeye viaja con su mujer a Buenos Aires por una apuesta en la que se comprometió con Ravel a superar su ‘Bolero' en un tango memorable. En el transatlántico aparece un apuesto bailarín profesional cuya perfección en el tango lo llevará a formar un singular triángulo amoroso con el matrimonio. Desde su baile nocturno de un tango sin otra música que la nacida en sus cabezas, en el salón desierto del barco, la bella, inteligente y turbia Mecha Inzunza y el guapo, elegante y canalla Max Costa quedarán encendidos en una pasión amorosa que no se apagará ni en sus largas separaciones. El segundo encuentro se produce en la Riviera francesa en 1937, espacio cosmopolita entre cuya sociedad galante se han refugiado algunas familias adineradas españolas durante la Guerra Civil. Allí, entre Niza, Montecarlo y Antibes, Max queda envuelto en una intriga de espías italianos y españoles para robar unas cartas del conde Ciano al banquero Ferriol (trasunto apenas disimulado de Juan March), relacionadas con las primeras operaciones militares de la sublevación franquista y comprometedoras para el yerno de Mussolini. Y Mecha tendrá una presencia decisiva en su complicidad con Max. La tercera reunión de los amantes tiene lugar en Sorrento, en 1966, donde se juega un famoso torneo de ajedrez, previo al campeonato mundial, entre el ruso Sokolov, actual campeón, y el joven aspirante, Jorge Keller, hijo de Mecha. Y por allí aparece Max, retirado de sus imposturas en el mundo galante y dispuesto a asumir el reto de intentar volver a ser el que había sido.

Pérez-Reverte, enamorado

Xavier Grau – Diario Siglo XXI - 06/12/2012

El tango de la Guardia Vieja

El macho-alfa de la literatura española -Sergio Vila-Sanjuán dixit- ha caído enamorado a los pies de la protagonista de su última obra, ‘El tango de la Guardia Vieja'. ¡Quién lo iba a decir!. A ese amor revelado ha decidido centrar su próximo trabajo literario cuando todavía su nuevo éxito recorre las librerías, las bibliotecas y las redes sociales.

Tango y ajedrez

Blog Las bizarrías de Belisa, de Luis Alberto Cao - 05/12/2012

El tango de la Guardia Vieja

A todos los que vieren y entendieren. Desocupado lector: ruego a vuesa merced, sin correrme (avergonzarme), aplique vuesa indulgencia a la libertad que ha tomado, este pobre bachiller, de escribir, de diferente manera, esta modesta glosa después de holgarse con tan impar y vien compuesta novela. Vale.

El fracaso elegante

José Belmonte. Suplemento cultural Ababol. La Verdad de Murcia - 25/11/2012

El inolvidable Francis Scott Fitzgerald, autor de ‘El gran Gatsby' y ‘Suave es la noche', definió la generación a la que él pertenecía -la denominada, no sin argumentos, ‘Lost Generation'- como aquella que, a su llegada, había encontrado todos los dioses muertos, todas las guerras combatidas y la fe en el hombre destruida. La mejor narrativa occidental del siglo XXI bebe, sin duda, en esas aguas turbulentas. De ahí la publicación de novelas que se mueven entre el sueño y el desencanto, que reivindican, de manera categórica, una estética de la derrota.

 

Foto de Arturo Pérez-Reverte

¿Qué es?

Críticas sobre los libros de Arturo Pérez-Reverte y su trayectoria literaria.

Suscríbete por correo

Escribe tu correo:

RSS

Suscribirse al RSS