Uso de cookies. Utilizamos cookies para mejorar tu experiencia. Si continúas navegando, aceptas su uso. Nota legal sobre cookies.

Cerrar
Suscribir

Inicio > Prensa > Críticas

Críticas

Críticas sobre La Reina del Sur

15/6/2002

"Tan cortazarianamente preocupado por los arranques de sus novelas, Pérez Reverte consigue en ésta, sin embargo, uno de los mejores -acaso el mejor- de su producción. Sus muy afiladas armas de contador de historias se muestran aquí más eficaces que nunca: acción sin tregua, personajes sugerentes, una cierta intertextualidad que seducirá a los más exigentes, y un final a la altura (y también más logrado que en entregas anteriores, a mi juicio). Todo ello hacen del recién elegido académico un maestro en el arte de la comunicación, un creador de lectores. Debería haber más novelas tan entretenidas como ésta." CARE SANTOS. El Cultural.

Albur de amor

ENRIQUE TURPIN | EL PERIODICO - 11/6/2002

Junten el desencanto neorromántico de Barry Gifford con la maestría narrativa de Juan Marsé y luego añadan una banda sonora con el desgarro de Chavela Vargas y las travesuras de Flaco Jiménez. El resultado de semejante mezcolanza ya tiene título: La Reina del Sur, ese narcocorrido de medio millar de páginas del incansable Arturo Pérez-Reverte. La octava maravilla, dirán quienes ya conocen sus otras novelas anaeróbicas, y no exagerarán, a tenor de los hallazgos estructurales y la carga emocional de un relato que rastrea 12 años en la vida y pesares de la sinaloense Teresa Mendoza Chávez.

Pérez-Reverte al desnudo

RAFAEL CONTE | El País - 07/6/2002

Como de tanto leer a Arturo Pérez-Reverte uno termina descubriendo mediterráneos (el mar que más le gusta) se me ha encendido una lucecita revelándome el sentido del apellido de su más famoso héroe. Pues vamos a ver, no es que "Alatriste" sea tan sólo un préstamo tomado del apellido de su amigo el escritor y editor mexicano Sealtiel ídem, sino toda una declaración de principios, los de la búsqueda del héroe fracasado, la nostalgia del triunfo pasado por la derrota -"¡hala! ¡triste! ¡sigue adelante en medio de tu tristeza, pues la victoria te enaltece si sigues peleando pese a todo en el interior mismo de todos tus fracasos!"-: los verdaderos héroes son los más tristes porque al final es la derrota quien otorga la heroicidad.

El cansancio de una heroína

JOSÉ MARÍA POZUELO YVANCOS | ABC Cultural - 07/6/2002

A estas alturas de su carrera literaria empezamos a ver, contra iniciales apariencias, que Arturo Pérez-Reverte es un corredor de fondo. De hecho sus medallas más valiosas las ha obtenido en La carta esférica y con toda seguridad en La Reina del Sur, que creo la mejor de las suyas y una excelente novela. En ella Pérez-Reverte ha puesto en juego los dos recursos que mejor domina: la habilidad narrativa y un creciente poso de desengaño en sus héroes, que dota a sus novelas últimas de un interés superior incluso al de la trama externa. En esta novela hay dos líneas que se cruzan desde el principio: una historia externa, que recorre un mundo de gran actualidad, el del tráfico de drogas, cuyos ambientes, movimientos y estrategias se describen minuciosamente, y una segunda línea interna, que recorre la historia personal de Teresa Mendoza, la protagonista, cuyo atracción como personaje es tan creciente, y atrapa al propio escritor de tal forma, que se come la novela, y la ocupa al final casi por entero.

Los tesoros del mar

RAFAEL CONTE | ABC - 02/9/2001

Creo firmemente que la potente personalidad de Arturo Pérez-Reverte nos está llegando inevitablemente enturbiada por ese gigantesco éxito editorial que le acompaña y que le ha convertido en el novelista español más difundido y leído de los últimos años. Es el mayor triunfador de todos, y esto es precisamente lo que se superpone en su imagen pública a su verdadera entidad literaria, que no sale todo lo bien librada que sería necesario para valorarla como se debe. Se han vendido millones de ejemplares de sus libros mundo adelante, sus obras han sido adaptadas al cine por algunos de los buenos directores de nuestro tiempo y con los máximos medios posibles -aunque en este terreno los resultados artísticos no hayan estado a la altura de los literarios, hay que hablar de ello-, ha sido durante más de dos décadas un periodista de los de verdad, al aire libre y sobre el terreno, reportero en grandes conflictos internacionales de los de chaleco antibalas incluido, tras abandonar la profesión sigue siendo un articulista tenaz y muy bien valorado, y para colmo, tras su triunfo como narrador a la vez popular y culto, ha iniciado otra "subcarrera" como folletinista -no menos serio- con la serie de episodios de El capitán Alatriste, donde también ha sido sepultado por un éxito evidente. ¿Hay quien dé más? ¿Cómo hacerse perdonar tamaña avalancha triunfal en poco más de un decenio y sin cumplir el medio siglo de edad?

La melancolía de un valiente

J. M. POZUELO YVANCOS | ABC - 15/11/2000

El héroe, el valiente y esforzado capitán Alatriste comienza a percibir el paso de los días, que royendo están los años, y recibe en el apéndice de esta novela un soneto "atribuido" a don Francisco de Quevedo (cuyo primer cuarteto reproduce uno real del poeta madrileño, número 5 de la edición de Blecua). El dirigido a Alatriste acaba con un formidable endecasílabo tomado asimismo del que cierra la silva de Quevedo titulada "El escarmiento": "Vive para ti solo, si pudieres / pues sólo para ti si mueres, mueres", consejo que ahora se da a un Alatriste que ha cumplido como suele hacerlo, a la perfección y con múltiples riesgos, la misión que le ha sido encargada por los poderosos (Guadalmedina y el Conde Duque de Olivares) con el Rey Felipe IV como beneficiario; nada menos que desbaratar un plan urdido por el Duque de Medina Sidonia para quedarse un barco con oro proveniente de las Indias. Pero el epílogo de la novela muestra bien dónde está cada uno; Alatriste es un luchador mercenario, que no precisa tener ideales, y que ni siquiera está seguro de haberlos podido salvar de su desesperanza; le basta con cumplir consigo mismo y con los restos de un código de caballero, el de la propia honra, y con algo por lo que luchar: "Tu rey es tu rey" (página 264). Es su código personal, asidero último de un náufrago, en una España que se hunde en su mar de rapiñas, intereses, sobornos, engaños, a la que Alatriste sirve con su espada, pero con menos corazón que antaño.

Fabulosa y embaucadora de principio a fin

PILAR CASTRO | El Cultural - 07/11/2000

Somos muchos los que saltamos por encima de barreras generacionales a la hora de defender nuestra pasión por la literatura sumando a tal defensa -en palabras del propio Pérez Reverte- "el gusto por el olor, la textura, el peso de un libro", pero hay acontecimientos como éste, en el que se nos brinda, por primera vez en Europa -el único precedente es la novela de Stephen King en Estados Unidos-, la posibilidad de acceder a través de Internet a una novela en lengua española -la cuarta entrega de las aventuras de ese personaje ya mayúsculo que es Alatriste- ante los que hay que rendirse. Porque, al margen de debates que nada tienen que ver con asuntos literarios, y sí con esta forma de distribución de libros tan necesaria y tan poco convencional, plantean lo que Santos Sanz Villanueva (en un imprescindible artículo sobre estas cuestiones, publicado en la revista Leer) calificó de "alternativa razonable".

Críticas sobre La carta esférica

15/10/2000

«Una brillante historia de aventuras: intriga romántica para todos los fans del thriller intelectual.» The Time

Críticas sobre El sol de Breda

15/2/1999

"Arturo Pérez-Reverte ha vuelto a golpearnos en la víscera de la emoción, quizá con más tino que nunca. En ese páramo desolado que es Breda después de la batalla, sobrevive nuestra pasión lectora: gracias a esta última entrega del Capitán Alatriste, hemos recordado que las palabras aún pueden redimirnos, en medio de tanta barbarie, y ser el bálsamo que recomponga nuestra felicidad." JUAN MANUEL DE PRADA. El Semanal.

Críticas sobre Limpieza de sangre

15/2/1998

"El escritor con agallas ha conseguido un doble milagro. Que los personajes hablen como nosotros y nosotros leamos como ellos hablaban. Larga vida al capitán Alatriste." MANUEL RIVAS. La Vanguardia.

Foto de Arturo Pérez-Reverte

¿Qué es?

Críticas sobre los libros de Arturo Pérez-Reverte y su trayectoria literaria.

Suscríbete por correo

Escribe tu correo:

RSS

Suscribirse al RSS