Todos los textos de perezreverte.com | Web oficial de Arturo Pérez Reverte http://www.perezreverte.com Sun, 24 Jan 2021 14:28:48 +0100 FeedCreator 1.7.2 Pérez-Reverte elige el bando de todos http://www.perezreverte.com/articulo/criticas/1157/perez-reverte-elige-el-bando-de-todos/ La guerra es una constante en la narrativa de Arturo Pérez-Reverte (Cartagena, 1951). Con este asunto arrancó su obra de ficción, la magistral nouvelle El húsar, para mí uno de sus libros mejores, redondo, que traslada a la época napoleónica un tenso debate sobre valores. Andando el tiempo se fueron agregando títulos con esta temática muy significativos de sus preocupaciones. En primer lugar, las andanzas aventureras y folletinescas del popular Alatriste injertadas en la decadencia de la España áurea y en consideraciones escépticas acerca del heroísmo. Luego la exégesis de otro heroísmo, no el militar sino el popular madrileño, en Un día de gloria. Y hace poco el retrato del soldado de fortuna medieval en Sidi que rescata al Cid del cerrado mito épico. En otro terreno, en fin, en el testimonial, está el reportaje periodístico de Territorio comanche a partir de las querellas étnicas en los Balcanes. 

El firme y coherente mundo de ideas desarrollado en estos escritos y la experiencia narrativa adquirida en ellos ha tenido que servir a Pérez-Reverte de ejercicio para abordar la Guerra Civil con la coherencia, la ambición y la solvencia con que lo hace en Línea de fuego. No de toda la guerra, sino de 10 días de julio de 1938 al comienzo de la gran operación conocida como la batalla del Ebro con la que la República se jugó a una última carta su porvenir.  A la concentración temporal se suma la espacial. Reverte se centra en un pequeño lugar, Castellets del Segre, donde el ejército leal cruza el Ebro y trata de desbordar a los rebeldes para recuperar la zona levantina. Tiempo y espacio comprimidos adquieren dimensión simbólica. El desastroso desenlace para los republicanos de esa acción precisa anuncia el de la operación en su conjunto, que se extendió durante varios meses, y el de la propia contienda. El espacio permite poner frente a frente a las diversas fuerzas en liza en cada uno de ambos bandos y construir una novela coral, una polifonía de planteamientos ideológicos y de...

Sigue leyendo]]>
Web oficial de Arturo Pérez Reverte Sun, 18 Oct 2020 23:00:00 +0100
Reverte eterno http://www.perezreverte.com/articulo/criticas/1156/reverte-eterno/ Y ahora publica Línea de fuego, un libro asombroso, durísimo y brillante. Una obra maestra.

Hay un pasaje al principio de Línea de fuego, la nueva novela de Arturo Pérez-Reverte, que me ha sobrecogído. Arranca la primera escaramuza de la Batalla del Ebro, y ambos bandos se sueltan los primeros tiros. Es de madrugada, y estamos a las afueras de Castellets. Los subrlevados reculan, los republicanos avanzan. De pronto la lucha alcanza el cementerio, y allí se queda. Unos y otros ansían esa posición vital. Los fusilazos arrecian, y entonces unos y otros rompen las lápidas. Sacan los féretros, arrojan los cadáveres sobre la tierra. entre el mal olor y la putrefacción reinantes, los combatientes de ambos bandos usan las tumbas como trincheras y los muertos como parapetos. Este es un detallle más de una obra repleta de ellos. Gigantesca en extensión y en intenciones. Seiscientas páginas que quieren narrar, desde la perspectiva revertiana, la batalla más trascendental de la historia de este país nuestro. Es la primera vez que Pérez-Reverte se mete en le fregado guerracivilista. Lo hace después de treinta años de carrera evitándolo de forma muy consciente, al menos eso parece de fuera. Treinta años evitándolo él, treinta años machacando muchos otros. Según rachas, este que les escribe pensaba al ver otra portada, otro cartel de película sobre el tema, "otra más, caray, quépuñetero aburrimiento". Otra historia de buenos y malos, o de todos malos.

Y llega ahora Pérez-Reverte y publica este libro asombroso, durísimo, brillante. Este libro arriesgado, que habla más de nosotros que de ellos. De hombres y mujeres valientes o cobardes, llevados por las circunstancias, atenazados por el miedo, pero, sobre todo, españoles. Con lo que ello conlleva. Con nuestra idiotez y nuestra generosidad en lo grande y nuestra mezuindad en lo pequeño. Con nuestra capacidad de usar las tumbas como trinchera, en los cementerios de Castellets o en las tribunas del Congreso. Con nuestro quijotismo, nuestra ignorancia, nuestra cerviz siempre aherrojada por el yugo de los miserables y los malvados. Con todo lo que somos, bueno y malo, y todo junto a la vez, como en ningún otro lugar de este mundo traidor, donde nada es verdad ni mentira, sino una cuestión de a qué lado de la raya te ha tocado estar, lo sepas tú o no. Todo, todo ello está ahí, todo en esas máginas escritas con un pulso y una habilidad endiabladas. Un libro para leer, para meditar y al que volver.

"Linea de fuego" es una obra maestra, una catedral literaria y la mejor novela...

Sigue leyendo]]> Web oficial de Arturo Pérez Reverte Wed, 14 Oct 2020 23:00:00 +0100 Julia Navarro.- Línea de fuego http://www.perezreverte.com/articulo/criticas/1155/julia-navarro-linea-de-fuego/ Pues sí, estoy de acuerdo con Arturo Pérez Reverte: la Guerra civil era Historia. El problema es que los políticos actuales han reabierto esa parte de la Historia.

Pérez Reverte lo ha dejado dicho durante la presentación de su última novela, Línea de Fuego, en la que lleva al lector hasta la batalla del Ebro.

En sus declaraciones, Arturo Pérez Reverte se muestra irreverente y valiente, o sea como es él. Y como les decía estoy de acuerdo en su afirmación de que los políticos han reabierto la Guerra Civil. En mi opinión, una gravísima e imperdonable irresponsabilidad.

Tiene razón el escritor cuando afirma que quienes hicieron la guerra quisieron cerrarla, y añado yo: de ahí el éxito de la Transición.

Porque la Transición salió adelante porque los ciudadanos de 1975 decidieron que había que cerrar esa herida y empezar a construir el futuro y eso conllevaba renunciar a la venganza.

Las generaciones que confluyeron en ese año 75, quienes habían "hecho" la guerra, sus hijos y sus nietos, apostaron por poner punto y aparte con el pasado pero resulta que ahora tenemos una hornada de políticos que han decidido volver a la casilla de salida, es decir a ese noviembre de 1975 en que muere Franco.

Es un esfuerzo inútil porque no se puede cambiar la Historia, pero eso sí, mientras nos enzarzamos en la polémica se evita hablar de otras cosas. Por ejemplo de la ineptitud de nuestro Gobierno para afrontar con eficacia la maldita pandemia del coronavirus. O para dar respuesta a los problemas reales y cotidianos de los ciudadanos: falta de trabajo y sobre todo de perspectivas de futuro. Y no solo eso, porque mientras estamos pendientes de aquel pasado pasamos por alto el presente, es decir apenas prestamos atención a muchas de las actuaciones dolosas del Gobierno que se viene sosteniendo con el apoyo de quienes quieren acabar con la Constitución y por tanto con el régimen de libertades con que la generación de la Transición doto a España, con el resultado de que los últimos cuarenta años hemos disfrutado de democracia y libertad.

Verán, defiendo con convicción que tenemos el derecho y también el deber de conocer la Historia, nuestra Historia. Pero la Historia la deben de escribir los historiadores no los políticos. El problema es que los políticos de la nueva hornada han decidido escribir nuestra historia reciente y una Historia escrita por políticos es una Historia de parte y por tanto falsa.

Hay mucha mas verdad histórica en Línea de Fuego que en la Historia que nos quieren contar los políticos....

Sigue leyendo]]> Web oficial de Arturo Pérez Reverte Tue, 13 Oct 2020 23:00:00 +0100 Arturo Pérez-Reverte, corresponsal en la batalla del Ebro http://www.perezreverte.com/articulo/noticias-entrevistas/1153/arturo-perez-reverte-corresponsal-en-la-batalla-del-ebro/ La maestría literaria, y responsabilidad para con su obra, de Arturo Pérez-Reverte no sólo no decae sino que va creciendo conforme pasan los años. También va en aumento el sentido humano de su mirada hacia la Historia de España. Desmontó en su novela anterior, Sidi , el gran mito originario de una épica ideológica, para sustituirlo por la historia posible de un capitán de soldados preocupado por la paga de su tropa. Ahora, camina en la misma dirección, pero afrontando el que quizá sea el gran tema de nuestro tiempo (no solo literario): la guerra que enfrento en 1936-1939 a unos españoles contra otros, cuyas cenizas todavía brasean la vida española.

Ha sido empeño de centenares de novelistas, casi un millar de títulos en treinta años, según los catálogos de la hispanista canadiense Maryse Bertrand, pero muy pocos serán recordados dentro de unos años. Esta novela, lo adelanto, será recordada, como lo son las grandes dedicadas al tema muy distintas entre sí: tengo presentes los nombres de Arturo Barea, de Max Aub, y de Chaves Nogales . La de Pérez-Reverte está a la altura de ellas, y además es distinta (aunque quizá la más próxima a la suya sea la mirada de Chaves Nogales en el frente de la Ciudad Universitaria). La gran diferencia entre Línea de fuego y estas otras excelentes narraciones quizá se geste en esa gran joya titulada Un día de cólera que no estuvo dedicada a la Guerra de la Independencia, sino a la lucha contra los franceses que durante dieciocho horas del día 2 de Mayo de 1808 libraron gentes no conocidas (reales) del pueblo madrileño en muy pocas de sus calles.

El horror y la piedad, la sinrazón y el heroísmo, necesitaban de un gran novelista.

Si me refiero a Un día de cólera, que considero obra maestra anterior de Pérez-Reverte, es porque ilumina mucho Línea de fuego. En primer lugar, por el foco reducido: no es la Guerra Civil, sino los soldados que en ella batallaron, es decir una novela sobre trincheras y calles concretas, de vida y destino concretos. El tema son las refriegas en un lugar reducido...

Sigue leyendo]]> Web oficial de Arturo Pérez Reverte Sun, 11 Oct 2020 23:00:00 +0100 Arturo Pérez-Reverte: «La guerra te borra todas las palabras con mayúsculas» http://www.perezreverte.com/articulo/noticias-entrevistas/1154/arturo-perez-reverte-la-guerra-te-borra-todas-las-palabras-con-mayusculas/ Diez días de combate entre republicanos y nacionales sirven a Arturo Pérez-Reverte para desplegar una ambiciosa novela -novela, es una novela, insiste él- sobre la Guerra Civil. Se trata de Línea de fuego (Alfaguara). Casi setecientas páginas en las que el escritor desmitifica y humaniza la contienda. Cambia de punto de vista y se vale al menos de una docena de hombres y mujeres para contar la complejidad y la simpleza que empuja a los seres humanos a enfrentarse.

Personas de diferente ideología, edad, procedencia, conciencia y condición intervienen en una guerra en la que muchos no pudieron escoger ni siquiera el bando, pero igual luchan por cada palmo de un pequeño pueblo. No es un territorio estratégico, ni tampoco amerita tal fuego. Y, sin embargo, no paran hasta matarse. Recreado dentro del contexto de la batalla del Ebro, el asalto a Castellets convierte Línea de fuego en un fresco. En sus páginas hay anarquistas, comunistas, requetés, legionarios, nacionales, brigadistas internacionales, soldados de la quinta del biberón, corresponsales de guerra...

Línea de fuego sigue la senda de Un día de cólera (2007) y El Asedio (2010), porque teje una obra de múltiples voces. Siendo una novela, Pérez-Reverte crea mucho más que eso: muestra una derrota coral, un enfrentamiento encarnizado. Todo ocurre la noche del 24 al 25 de julio de 1938, cuando 2.890 hombres y 18 mujeres cruzan el río Ebro para tomar Castellets del Segre, una localidad ficticia que reproduce el pulso de una de las batallas más cruentas del siglo XX español.

La Guerra Civil Española, insiste el escritor, fue encarnizada y dolorosa. No luchaban por una posición estratégica y sin embargo unos y otros combatieron hasta matar al otro o morir. "Necesitaba una batalla emblemática, que fuese el resumen de todas. El Ebro fue la más sangrienta. Hubo 20.000 muertos de los dos bandos. Era la que mejor reflejaba ese empecinamiento sangriento. Fue un choque de carneros, muy español. Ese echar la carne al asador, al matadero, tanto unos como otros. Es un horror enfrentado a otro horror".

...

Sigue leyendo]]>
Web oficial de Arturo Pérez Reverte Sun, 11 Oct 2020 23:00:00 +0100
Arturo Pérez-Reverte en la Línea de fuego http://www.perezreverte.com/articulo/criticas/1152/arturo-perez-reverte-en-la-linea-de-fuego/ «Según este relato, en la noche del 24 al 25 de julio de 1938, durante la batalla del Ebro, 2.890 hombres y 18 mujeres de la XI Brigada Mixta del ejército de la República cruzaron el río para establecer la cabeza de puente de Castellets del Segre, donde combatieron durante diez días. Sin embargo, ni Castellets, ni la XI Brigada, ni las tropas que se le enfrentan en Línea de fuego existieron nunca"

El comienzo

Así arranca Línea de fuego, la última novela de Arturo Pérez-Reverte que encontraremos en librerías desde hoy, 6 de octubre. Más de seiscientas páginas de lectura dividida en tres bloques de hazañas, diez días de batalla y una docena de personajes inolvidables construidos por el autor en tan solo diez meses de escritura. La Guerra Civil Española como nunca antes se había contado. Los hombres y mujeres de Línea de fuego luchan como en una crónica de Jean Lartéguy, mueren como en un canto homérico, conversan como en una noche conradiana, sonríen como en una novela de Cervantes. Solamente Arturo Pérez-Reverte (reportero de guerra, novelista y lector) podía construir algo así.

Smell of war. La novela huele a guerra desde la primera línea; sombras agazapadas en la orilla de un río, aún desconocidas para un lector que se adentra junto a ellas arrastrándose sigiloso en el lodo, en dirección a un combate cuya memoria todavía hace sangrar a nuestro país, como carne arrancada por los mismísimos dientes del diablo.


El autor

Arturo Pérez-Reverte comenzó muy pronto a recorrer una geografía de batallas que lo llevaron a cruzar el mundo en llamas durante veintiún años de guerras. El joven reportero con la Eneida o La montaña mágica en su mochila, junto a las cámaras Leica, las libretas de apuntes y la máquina de escribir, cubrió gran parte de los conflictos armados de los últimos cincuenta años: Chipre, Beirut, Sáhara, El Salvador, Malvinas, Eritrea, el Golfo Pérsico y el infierno de los Balcanes, al que llegó con la certeza de que aquel que ha vivido la guerra tiene algo que les falta a los que no han tenido esa experiencia. Durante algún tiempo simultaneó su trabajo de reportero con el oficio de novelista, y así, en breves periodos de descanso en hoteles, trenes y soledades, escribió tres de los grandes best sellers de los 90: El maestro de esgrima, El Club...

Sigue leyendo]]> Web oficial de Arturo Pérez Reverte Wed, 07 Oct 2020 23:00:00 +0100 Arturo Pérez-Reverte cruza el Ebro http://www.perezreverte.com/articulo/noticias-entrevistas/1151/arturo-perez-reverte-cruza-el-ebro/ Son casi setecientas páginas, lo que podemos llamar un empeño narrativo monumental. Setecientas páginas para relatar varios días de combates en torno a Castellets del Segre, pequeña e imaginaria localidad de la Franja de Aragón convertida en objeto de deseo de los dos bandos enfrentados durante la guerra civil española en el que fue su episodio más cruento: la batalla del Ebro.

Arturo Pérez-Reverte, consagrado desde hace tiempo como primer novelista histórico español con su saga del capitán Alatriste y sus versiones sobre el Cid Campeador, la batalla naval de Trafalgar y el 2 de mayo, ya había sobrevolado la Guerra Civil. Firmó en el 2015 un exitoso libro divulgativo para jóvenes sobre el conflicto de 1936-1939, que le sirvió también como escenario para un capítulo central de la novela El tango de la Guardia Vieja y dos entregas de su espía Falcó.

Pero Línea de fuego (editorial Alfaguara, a la venta el 6 de octubre) es otra cosa. Por extensión y por su forma de desplegar un elenco de personajes deliberadamente emblemáticos -aunque no estereotípicos- de diferentes perspectivas, ideológicas y personales, sobre el conflicto. Resulta bastante inevitable pensar que Reverte se ha planteado, desde la cima de una larga trayectoria, con la madurez vital y estilística de sus casi setenta años, ofrecer "la gran novela" de la guerra civil española. Su obra definitiva sobre el tema.

/upload/fotos/noticias/202010/5102.jpg

La novela Línea de fuego cuenta con varias ilustraciones del reputado 'pintor de batallas' barcelonés Augusto Ferrer-Dalmau, buen amigo de Pérez-Reverte. Aquí, una voluntaria de transmisiones republicana. (AUGUSTO FERRER-DALMAU)

"Esa ambición estaba -reconoce el escritor-. Pero sobre todo me ha movido un factor fundamental: existen buenas novelas sobre la guerra, todas escritas desde uno y otro bando: las de Rafael García Serrano, Agustín de Foxá, Arturo Barea, Manuel Chaves Nogales o Max Aub... Sin embargo ninguna se ocupa de algo que en cambio me importa mucho a mí, el choque de los dos bandos en el frente. Se ha hablado mucho de la retaguardia pero poco de quienes estuvieron en el frente luchando de verdad, y que a menudo lo hacían en bandos y a edades que no eran las que les correspondían. La guerra no fue tan sencilla como se ha querido contar. Y establecer un discurso ecuánime, que...

Sigue leyendo]]> Web oficial de Arturo Pérez Reverte Sun, 04 Oct 2020 23:00:00 +0100 Arturo Pérez-Reverte: «Si el periodismo se hace literatura, se convierte en mal periodismo» http://www.perezreverte.com/articulo/noticias-entrevistas/1150/arturo-perez-reverte-si-el-periodismo-se-hace-literatura-se-convierte-en-mal-periodismo/ La memoria viaja, y la máquina de escribir tableteaba en peligrosos campamentos y luego en sórdidos hoteles entre el sonido lejano de las metralletas y los morteros. Desde Chipre al Líbano, y de allí a la guerra de Eritrea, desde el ardiente Sahara a las gélidas Malvinas. La guerra que tenía que contarnos, realidad global y continua, le llevó luego al trópico: El Salvador, Nicaragua; y de vuelta a África: el Chad, Libia, Sudán, Mozambique, Angola, Túnez... Allí vio lo mejor y lo peor de los hombres. Perdió amigos del alma y años de tranquilidad. Finalmente, Rumanía, la guerra del Golfo y a los conflictos en los Balcanes. Después cerró la tienda. Aquel reportero «se extinguió», pero lo hizo leyendo, porque siempre llevaba un libro en la mochila. Vidas leídas sumaron profundidad a las experiencias vividas.

Cambió de piel. Desde 1991, su artículo de XLSemanal sellaba su compromiso con otro periodismo de ambición literaria, cultivada tras el éxito de sus primeras novelas -El húsar (1986), El maestro de esgrima (1988), La tabla de Flandes (1990) o El club Dumas (1993)-, pero lleno de las viejas memorias del reportero bélico. Como le pasó a Vasili Grossman, esa mirada inclemente y curiosa con la humanidad nutre su narrativa, más de una veintena de novelas que luego se verían enriquecidas con el ciclo de Alatriste -el descreído soldado de los Tercios que insufló amor por la Historia de España a varias generaciones- y la más reciente saga del espía Falcó, Lorenzo Falcó, cuyas misiones a ambos lados del frente de la Guerra Civil aún tienen mucho que decir.

Arturo Pérez-Reverte se documenta para escribirlas como aquel reportero, hasta en los más nimios detalles. Lo que comen, fuman, visten sus personajes está basado en hechos reales. Los gestos de otros tiempos vienen calcados de vivencias y lecturas, a partes iguales, de un mundo anterior a las bombillas. El espesor de la noche y la densidad de la sangre sólo los puede comparar quien los ha sentido, palpado, olfateado, mezclados en el peligro de algunas batallas.Esa es la llave, sólo así se pone en marcha la máquina del tiempo que también son sus libros. El Cavia del centenario es para un artículo suyo escrito en Londres, «La posada de Dickens», en el que aquel reportero lector que daba tumbos por el mundo y hoy se sienta en el sillón T de la Real Academia Española, levanta la piel de una ciudad, un río, como si fuera una página de Conrad con la que ya se tiene bastante intimidad para confirmar los ecos que...

Sigue leyendo]]> Web oficial de Arturo Pérez Reverte Sun, 12 Jul 2020 23:00:00 +0100 Alfaguara publicará «Línea de fuego», la nueva novela de Arturo Pérez-Reverte, el 6 de octubre http://www.perezreverte.com/articulo/noticias-entrevistas/1149/alfaguara-publicara-linea-de-fuego-la-nueva-novela-de-arturo-perez-reverte-el-6-de-octubre/ Por primera vez, después de treinta años de exitosa carrera literaria, Arturo Pérez-Reverte aborda de forma directa, en una espléndida novela, el episodio más trascendental de la historia reciente de España, la Guerra Civil, para contar la memoria de nuestros padres y abuelos, que es nuestra propia historia.

En la noche del 24 al 25 de julio de 1938, durante la batalla del Ebro, 2.890 hombres y 14 mujeres de la XI Brigada Mixta del ejército de la República cruzan el río para establecer la cabeza de puente de Castellets del Segre, donde combatirán durante diez días. Sin embargo, ni Castellets, ni la XI Brigada, ni las tropas que se le enfrentan en Línea de fuego existieron nunca. Las unidades militares, los lugares y los personajes que en esta novela aparecen son ficticios, aunque no lo sean los hechos ni los nombres reales en que se inspiran. Fue exactamente así como padres, abuelos y familiares de numerosos españoles de hoy combatieron en ambos bandos durante aquellos días y aquellos trágicos años. La batalla del Ebro fue la más dura y sangrienta de cuantas se han librado en nuestro suelo, y sobre ella hay abundante documentación, partes de guerra y testimonios personales. Con todo eso, combinando rigor e invención, el autor más leído de la literatura española actual ha construido, no ya una novela sobre la Guerra Civil, sino una formidable novela de hombres y mujeres en cualquier guerra: un relato ecuánime y fascinante donde se recupera la memoria de nuestros padres y abuelos, que es también nuestra propia historia.

Con Línea de fuego, Arturo Pérez-Reverte sitúa con sobrecogedor realismo al lector entre quienes, voluntarios o a la fuerza, estuvieron no en la retaguardia, sino peleando en ambos bandos en los frentes de batalla. En España se han escrito muchas y excelentes novelas sobre esa contienda desde distintas posiciones ideológicas, pero ninguna como ésta. Nunca antes la Guerra Civil se había contado así.  


«
Cubrí varias de ellas como reportero, y hay un momento en que descubres que una guerra civil no es la lucha del bien contra el mal... Sólo el horror enfrentado a otro horror.» Arturo Pérez-Reverte  


«
Arturo Pérez-Reverte sabe cómo retener al lector a cada vuelta de página.»  The New York Times Book Review  


Así empieza Línea de...

Sigue leyendo]]> Web oficial de Arturo Pérez Reverte Wed, 01 Jul 2020 23:00:00 +0100 Pérez-Reverte: “Necesito que el lector me acompañe y sienta lo mismo que yo” http://www.perezreverte.com/articulo/noticias-entrevistas/1148/perez-reverte-necesito-que-el-lector-me-acompane-y-sienta-lo-mismo-que-yo/ Hace más de 20 años, Arturo Pérez-Reverte comenzó a escribir una novela que entonces no pudo concluir. Como él mismo reconoce, le faltaba "madurez" para llenar a los personajes de las experiencias vitales que requerían. Dos décadas después, acometió aquel texto y dio a luz a El tango de la Guardia Vieja, título que inaugura la colección Novela Histórica de EL PAÍS, cuyas entregas estarán disponibles a partir del próximo domingo, con el diario, en los quioscos. El autor presenta una historia de amor rebosante de erotismo, abruptamente interrumpida y con la Europa del siglo XX como escenario. Una novela en blanco y negro, impregnada de elegancia y humo de cigarrillo, en la que sus protagonistas bailan entre Argentina, Francia e Italia. El tango y el ajedrez se combinan con intrigas y los episodios bélicos que transformaron el mundo en este periodo.

Pregunta. Este libro inicia una colección dedicada a la novela histórica, pero El tango de la Guardia Vieja es mucho más que eso, casi se podría decir que es, sobre todo, una novela romántica

Respuesta. Es una novela con un montón de ingredientes distintos: policiaca, de misterio, es histórica... Hay muchas maneras de enfocarla. Habla de una Europa que ya no existe y, en ese sentido, es histórica; no porque transcurra en los años 20, 30 y 60, sino porque realmente lo que cuenta la novela es una Europa que ya no existe. Estos tres momentos, cuando se encuentran los personajes, están muy elaborados y documentados, se tratan de una manera muy explícita. P. ¿Por qué le interesaban justamente estos periodos, que se relacionan con conflictos bélicos a través de los recuerdos del protagonista, Max?

R. Porque esa Europa que Max recuerda es una Europa que las guerras fueron destruyendo. La Primera Guerra Mundial marcó el final de una época y la Segunda acabó con lo que quedaba de ella. Esos conflictos no están explicados, sino que están como telón de fondo. Es el momento de la destrucción de las ideas.

P. ¿Cómo concibió a Max, un delincuente que consigue en el lector lo mismo que con los...

Sigue leyendo]]> Web oficial de Arturo Pérez Reverte Sat, 27 Jun 2020 23:00:00 +0100